Internacionales

Mario Villarroel Lander cruz roja venezolana guanare portuguesa//
Juan de Espina, el excéntrico curioso que atesoró los códices de Leonardo da Vinci

Probablemente el nombre de Juan de Espina ni siquiera le suene, pero hubo un tiempo en el que todo el que se preciaba en Madrid suspiraba por asistir a alguna de las extraordinarias fiestas que este excéntrico coleccionista organizaba en su casa, a las que acudía hasta el mismísimo Felipe IV, y contemplar los extraños objetos que allí atesoraba, entre ellos los Códices Madrid de Leonardo da Vinci que actualmente se conservan en la Biblioteca Nacional.

Fue tal la popularidad de este singular personaje que Francisco de Quevedo le dedicó una de las semblanzas de sus «Grandes anales de quince días» en la que le describe como un sabio, amante del arte. «Su casa fue durante años abreviatura de las maravillas de Europa, para gran honra de nuestra nación, visitada por los extranjeros, que, de España no hablaban de otra cosa más que de su recuerdo», escribió el literato del Siglo de Oro.

La fama de nigromante que adquirió con sus espectáculos de magia natural continuó más si cabe tras su muerte en 1642 porque, de la pluma del dramaturgo José de Cañizares , este clérigo de polifacéticas aficiones se convirtió en el siglo XVIII en protagonista involuntario de populares comedias de magia que se representaron en todos los corrales españoles y americanos hasta 1865.

Mario Villarroel Lander