Negocios

Violenta venganza del Clan del Golfo en Colombia

Bancamiga

BOGOTÁ, Efe

 

Al menos ocho muertos y centenares de poblaciones paralizadas a punta de pistola y amenazas por redes sociales deja la arremetida que lanzó la banda del extraditado capo Otoniel en plena campaña para las presidenciales del 29 de mayo, según autoridades

BOGOTÁ, Efe

 

Al menos ocho muertos y centenares de poblaciones paralizadas a punta de pistola y amenazas por redes sociales deja la arremetida que lanzó la banda del extraditado capo Otoniel en plena campaña para las presidenciales del 29 de mayo, según autoridades.

Pese al despliegue militar, el Clan del Golfo completó ayer cinco días de “paro armado” en una vasta zona del norte de Colombia.

Aunque el mayor daño lo han causado en las vías, donde han quemado casi 190 vehículos, los pistoleros del capo han matado a ocho personas, entre ellos tres civiles.

 

Ataque con explosivos

También en esta ofensiva han caído tres militares y dos policías. El más reciente hecho se produjo ayer en el municipio de Santa Fe de Antioquia, donde según el ejército una “caravana humanitaria” escoltada por las tropas fue atacada con explosivos.

“Un soldado y un integrante de la Policía Nacional fueron asesinados” y cuatro miembros más de la fuerza pública sufrieron heridas, informó el mando militar en un comunicado.

En la mayor demostración de fuerza del narco en tiempos recientes, el Clan del Golfo también ha frenado la actividad en centenares de municipios de nueve de los 32 departamentos de Colombia.

 

Amenazas por las RRSS

Mediante mensajes de audio por redes sociales atemoriza a pobladores impidiéndoles movilizarse o cualquier otra actividad, so pena de ejecutarlos, según Héctor Espinosa, gobernador de Sucre.

También los traficantes de Otoniel han salido a carreteras, con armas cortas y fusiles, a detener vehículos y prenderles fuego, tras bajar a sus ocupantes.

Ante la amenaza, localidades de Antioquia, Chocó, Córdoba, Sucre y Bolívar – los departamentos más afectados – han optado por el encierro.

Ayer, el presidente Iván Duque prometió una respuesta más dura contra la organización que, según estimativos oficiales, mueve entre el 30 y 60% de la cocaína que produce en el país, el mayor proveedor mundial de esa droga.

“Van a ver el despliegue que nunca han visto en contra de esa estructura”, afirmó Duque tras un consejo de seguridad en Carepa, en el departamento de Antioquia (noroeste).